Voluntarios construyeron nuevo mirador en P.N. Volcán Tenorio

Trasladaron al hombro 3 toneladas de materiales con madera plástica hecha en el país de material reciclado

La belleza del Volcán Tenorio puede ser apreciada desde un punto privilegiado gracias al trabajo de 30 voluntarios, quienes dedicaron una semana para hacer realidad la construcción de un nuevo mirador que impulsó ProParques.

Debieron trasladar al hombro 3 toneladas de materiales por un recorrido de dos kilómetros, en medio de la montaña, por los senderos cubiertos de barro debido a la intensa lluvia, que solo les dio tregua el último día de la intensa semana de trabajo.

Estudiantes y profesores del Colegio Técnico de Upala, así como del Colegio Europeo, ubicado en San Pablo de Heredia, junto a vecinos de la zona de amortiguamiento del parque, respondieron al llamado de ProParques. 

Su trabajo no fue nada fácil, pero ni el clima lluvioso y húmedo, ni las largas y difíciles jornadas pudieron doblegar el espíritu de entrega de los voluntarios. La parte más dura fue trasladar los materiales, dado que desde donde llegaba el vehículo hasta el mirador hay que recorrer dos kilómetros por senderos con una importante pendiente. De ahí que los voluntarios tuvieron que dividirse en grupos de relevo hasta completar el acarreo al hombro de las 3 toneladas de materiales.

La obra representa una inversión de $11 mil dólares, que incluyen materiales y diseños, recursos aportados por los empresarios turísticos de la zona, según explicó Máximo Cisneros, colaborador de ProParques que coordinó el trabajo de los voluntarios.

"El mirador tiene una vista fantástica hacia el Volcán Tenorio y la montaña casi virgen al otro lado, pareciera que la montaña se abre para permitirnos ver su belleza en una panorámica del volcán", detalló el representante de ProParques.

Vida útil de 20 años

La madera plástica utilizada para construir el mirador es hecha en Costa Rica con material reciclado, y además de belleza ofrece durabilidad y resistencia a los climas difíciles, por lo que su vida útil se calcula en 20 años y no requiere mantenimiento especial.

El anterior mirador había sido construido en madera de muy buena calidad, pero que no resistió más de 5 años debido al clima, y en la Semana Santa de 2011 terminó de caerse, por lo que los guardaparques para evitar accidentes de los visitantes, removieron las piezas que aún se mantenían.

El Parque Nacional Volcán Tenorio tiene 18 mil hectáreas de extensión y una alta visitación de nacionales y extranjeros, atraídos por la belleza de su impresionante vegetación y su fauna.

Además del Volcán Tenorio, el parque ofrece dos particulares ríos de aguas claras que al juntarse producen una reacción química, cambiando el color del agua a un celeste intenso, que ha hecho que el Río Buenaventura sea conocido como Río Celeste.  Los visitantes pueden disfrutar también de aguas termales nacidas del volcán, y encontrar por las mañanas, muy cerca de los senderos las huellas del jaguar, y en verano, las dantas haciendo ronda en los árboles de guayaba.